22 de marzo de 2017

Mojete murciano

Veo las imágenes de esta ensalada murciana más conocida como moje o mojete por aquellas tierras, y no me puedo creer que hace apenas un par de días la tomara para cenar debido al calor de la llegada de la primavera.
Ahora ha vuelto el invierno y volvemos a la sopitas calientes antes de acostarnos en la cama. Pero bueno, ni tanto ni tan poco. Lo de estos días fue un preaviso de la que se nos viene encima, así que debemos ir cambiando el chip y hojear recetas ricas y fresquitas para cuando las temperaturas primaverales decidan volver  para quedarse.
Esta receta es perfecta para ello, los sabores combinan perfectamente, te trasladan de inmediato a los veranos en el mar Menor.
Los ingredientes son muy de andar por casa así que no tendréis impedimento a la hora de hacerla.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:


En el reto Color y sabor de temporada Pilar Monge es la encargada de seleccionar una fruta y una verdura de temporada, que es la qué está en su época de recolección y es su mejor época de consumo ya que se aprovechan al 100% sus cualidades organolépticas. Además es cuando más fáciles son de encontrar los productos, y salen más económicos.
Entonces, todos los participantes elegimos entre una de ellas, y hacemos una nueva receta dulce o salada.
Éste mes se nos dió a elegir:
- Fruta: Pistachos
- Verdura: Cebolletas

En ésta ocasión he esperado hasta el último momento para decidirme, y es que soy amante de los pistachos, pero aprovechando los días primaverales que hemos tenido, me apetecía una ensaladita, así que finalmente, me he decidido por la verdura a escoger!





INGREDIENTES:

- 1 Bote de tomates pera en conserva
- 1 Cebolleta
- 150 g de atún
- C/s de olivas negras
- 2 Huevos cocidos
- C/s de AOVE
- Sal



PREPARACIÓN:

Escurrimos los tomates en conserva y los disponemos en una tabla para cortar.

Con ayuda de un cuchillo le damos un corte por la mitad y sobre estas dos partes vamos haciendo pequeñas rodajas.
Es interesante que el tomate quede cortado finamente pero que puedas apreciar lo que es.

Cortamos en juliana la cebolleta fresca.

Y la añadimos sobre los tomates.

Junto con el atún y las olivas negras, que se pueden cortar o dejar enteras, como se prefiera.

Cocemos los huevos, los pelamos y cortamos de igual manera que los tomates.

Salamos y aliñamos con un toque de AOVE.

Éste es el resultado final de nuestro moje.

Muy refrescante!
¡Que aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

20 de marzo de 2017

Kinder´s drip cake

Si hay un tipo de tarta que entre por los ojos y que nada más verla sientes una imperiosa necesidad de probarla y dejarte llevar por las texturas y los sabores, o como en mi caso dejarte llevar por cada preparación y deleitarte con cada paso que requiera, y el montaje... Ésta es la tarta.
Las drip cake son unas tartas super llamativas que están compuestas por unas cuantas bases de bizcocho en las que se pretende ganar altura, cubiertas por una crema en la que a su vez desde la parte superior hacia los bordes chorrea una crema en forma de gotas de manera premeditada, lo que directamente a la vista hace que gotees babas de pura gula.
De unos años hasta ahora han ido ganando popularidad hasta alcanzar la fama que ahora les precede, y hoy nosotras como buenas bloggers de tendencia vamos a aportar nuestro granito de arena.
Yo la prepare súper chocolateada y con toppings de kinder, para que la gula fuera aún mayor por el día del padre, y si a la vista nos gustó, una vez la probamos ya no hubo parada... Dos porciones cada uno y a seguir disfrutando del día.
Además el prepararla me gustó especialmente, ya que la fórmula de los bizcochos es completamente novedosa para mi, hecha con agua hirviendo... y la crema de nutella está hecha en base a un merengue suizo que es una elaboración un tanto delicada.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:

Un día 20 más, llega el desafío por excelencia, y es que además, en ésta ocasión toca dulce.
Y no un dulce cualquiera, teníamos que preparar una famosa y súper llamativa drip cake!
Están tan de moda que nosotras teníamos que hacer nuestras propias versiones.
Si queréis ver conmigo las estupendas tartas que han preparado mis compañeros de desafío podéis hacerlo en: Desafío en la cocina. Drip Cake.





(6 Porciones)
INGREDIENTES:


Masa de bizcochos:

- 80 ml de AOVE suave
- 250 g de azúcar
- 2 Huevos M
- 150 g de harina de trigo
- 50 g de cacao en polvo
- 1/2 Sobre de levadura química
- 150 ml de leche entera
- 1 cdita de extracto de vainilla
- 150 ml de agua hirviendo


Crema de nutella:

- 2 Claras de huevo
- 110 g de azúcar
- 175 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 100g de crema de cacao


Ganaché chorreante:

- 90 g de cobertura de chocolate
- 30 g de nata



Decoración:

- 1 Huevo Kinder
- 1 Kinder bueno
- 2 Kinder chocolate
- 3 Kinder chocobons
- 4 Palitos mikado





PREPARACIÓN:


- Para la masa de bizcochos

Primeramente engrasamos y pasamos por harina los moldes en los que vamos a hacer la tarta.
Yo utilizaré unos de fácil desmoldado de 15cm de diámetro.

En un bol disponemos los ingredientes secos: La harina, el cacao en polvo y la levadura química, pasándolo por un tamiz.

En un bol aparte disponemos el azúcar, los huevos y el AOVE suave.

Con unas varillas de cocina, mezclamos hasta que el azúcar quede disuelto.

Entonces, agregamos los ingredientes del bol seco, y comenzamos a mezclar.

Una vez lo tengamos como una masa homogénea pero dura, agregamos la leche y mezclamos de nuevo.

Echamos la cdita de extracto de vainilla.

Y por último, el agua que habremos puesto al fuego y estará en plena ebullición.
Revolvemos constantemente con las varillas hasta que la masa sea homogénea.

Repartimos a partes iguales ayudándonos de una báscula de cocina, la masa sobre los moldes que habíamos engrasado y enharinado.
La masa estará muy líquida y parecerá que va a desbordar en cualquier momento, pero no preocuparse.

Metemos al horno precalentado a 180°C.
Como veis en cuanto se meten forman una costra.

Cocemos durante 25-30 minutos.
Entonces sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Es importante no desmoldar hasta que estén bien fríos ya que son un poco frágiles.



- Para la crema de nutella:

En un bol dispuesto al baño Mª, ponemos el azúcar y las claras de huevo, y dejamos que se calienten a 55°C, para que el azúcar se disuelva en ellas.

Entonces las pasamos al bol del robot amasador, y con el aplique montador, mezclamos, primero a baja velocidad.

Y después a la máxima hasta que empiece a blanquear.

Continuamos batiendo hasta que el merengue coja forma.
Cuando le salen estos picos es que estará listo.

Entonces cambiamos el aplique por la varilla de mezclar y agregamos la mantequilla a temperatura ambiente cortada en trocitos pequeños.

Una vez que la mantequilla esté bien integrada, agregamos la nutella.
Con una lengua de cocina, con movimientos envolventes mezclamos.

Hasta que la cobertura tenga éste aspecto.

En el plato de presentación disponemos un pegote de crema, para que el bizcocho de abajo quede anclado y no se mueva.

Como veis el desmoldado es perfecto.
Ya que a los bizcochos les salió unos montaculos en la cocción, con ayuda de un cuchillo de sierra se los quitamos dejándolos lo más rectos posible.
Colocamos el bizcocho en el plato, sobre el pegote de manera que la parte recortada quede hacia abajo.
(Si en este momento probáis los recortes del bizcocho, alucinareis, como nos pasó a nosotros. El sabor es exacto al de los cereales de chocolate por excelencia!)

Sobre éste agregamos un poco de nuestra cobertura de nutella, como para que haga una capa de 5mm aproximadamente.
Extendemos bien de dentro hacia afuera, sin que llegue a los bordes.

Entonces agregamos la otra capa de bizcocho y repetimos el proceso anterior.

Sobre esta disponemos el último bizcocho y la crema de nutella necesaria para cubrir tanto la superficie como los bordes.

Colocando unas tiras de papel sulfurizado en la base, para que no se manche el plato de presentación, extendemos y aplanamos la base de crema de nutella con ayuda de una espátula de pastelería.
Entonces dejamos reposar, en mi caso durante toda la noche en la nevera para que tome cuerpo y esté frío al echarle la cobertura goteante.



- Para la ganaché de chocolate:

En un cazo al fuego disponemos la nata.
Cuando comience a hervir apartamos del fuego.

E inmediatamente agregamos la cobertura de chocolate cortada en onzas.

Y con ayuda de unas varillas de cocina, comenzamos a mezclar, hasta que la ganache esté fina y brillante.




- Decoración y montaje:


Sacamos la tarta de la nevera, que estará fría, perfectamente para tirar sobre ella las gotas de ganache que denominan a las drip cakes.
Primeramente hacemos las gotas de chocolate, con una cuchara dejamos caer desde el borde hacia abajo una pequeña cantidad de ganache. No os preocupéis si veis que el ganache esta muy liquido, la temperatura fría de la tarta hará que las gotas se vayan solidificando a la vez que van cayendo así que se frenarán antes de llegar al plato de presentación.
Una vez que las gotas de toda la tarta estén hechas, cubrimos con ganache la superficie y con una espátula de pastelería la aplanamos un poco (lo que formará nuevos goteos si no le dais la forma necesaria).

Entonces, antes de que la ganache  comience a endurecerse (que no a solidificar) colocamos los adornos de nuestra tarta kinder... ¡Más chocolate!
Los mikados en la parte de atrás, con la mitad de un kinder bueno por aquí, y la otra por allá.
La mitad de un huevo kinder junto con los minihuevos chocobons, y trocitos de kinder chocolate dispersos por toda la tarta.
Éste es el resultado de nuestra kinder's drip cake.

¡Parece que chorrea de verdad!

El corte de la tarta fue maravilloso.

La tarta encantó y sorprendió a todos. Y el sabor es sencillamente brutal.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

15 de marzo de 2017

Kannoli de crema de mascarpone con pasas al P.X.

Reposteras por Europa, destino: Malta



La gastronomía de malta ofrece una variedad de platos con alma mediterránea, que fusionan claramente influencias árabes y del norte de África con las del país vecino, Italia.
Nos brinda una amplia variedad de platos en base de arroz y pasta, y muchas propuestas con pescados.
En cuanto a los postres, muy dulces hechos casi siempre con masas rellenas de almendras, dátiles... 






Señores pasajeros, aterrizamos en Malta, y traigo a bordo estos ricos Kannoli.

Un postre por excelencia en Malta, son los kannoli.
A pesar de que éstos tienen su origen en Italia, principalmente en Sicilia, aquí también son muy apreciados, haciendo incluso variantes en la forma de hacerlos para darles su toque. 
Ya que en Malta son un dulce muy apreciado que se suele rellenar sobre todo con una mezcla de queso ricotta al limón, pero en esta ocasión yo no he seguido la receta al dedillo y rellenarlos de otro modo, aunque sin perder la esencia.
¡Espero que os guste!





(6 Uds)
INGREDIENTES:

- 1 Cda de azúcar
- 1 Cdita de canela en polvo
- 1 Taza de harina
- 25ml de vino blanco
- Aceite para freír
- 100g de queso mascarpone
- 15 g de azúcar
- 15 ml de nata
- Cs de uvas pasas
- Cs de reducción de P.X.
- Azúcar glass



PREPARACIÓN:

En un bol disponemos el azúcar y la canela al gusto.

Añadimos la harina y mezclamos con ayuda de una cuchara.

Agregamos el vino blanco y mezclamos primero con la cuchara, y después con las manos hasta formar una masa compacta.

Cuando tengamos nuestra masa bien integrada, le damos forma de bola y dejamos en el bol enharinado metido en la nevera, reposar durante 2 horas.

Pasado el tiempo, disponemos la masa en una superficie enharinada, y con ayuda de un rodillo la extendemos hasta dejarla con 5 mm de grosor.
Ésta masa es especialmente elástica por lo que darle este grosor nos costará mas de lo habitual.

Una vez esté, con ayuda de un molde redondo, perforamos la masa.

Entonces enrollamos el recorte sobre nuestro propio dedo, presionando los extremos uno sobre otro hasta que forme un canutillo.
Si fuera necesario con un poco de agua pegaremos los extremos.

En una sartén con aceite para fritura muy caliente, disponemos los kannoli y freimos durante unos minutos, hasta que obtengan ese dorado color característico.
Entonces sacamos a un plato con papel de cocina absorbente y dejamos que enfríen un poco para poder manipularlos.

Mientras, hacemos la crema de mascarpone, y si fuese necesario haremos también la reducción de P.X. que yo en mi caso, la tengo siempre en casa. No es mas que poner en un cazo al fuego una cantidad de vino dulce P.X. y dejar que se vaya evaporando hasta formar una crema espesa.
Disponemos el mascarpone con el azúcar y la nata en un bol, y con ayuda de una varilla, mezclamos.

Agregamos las pasas una vez que la mezcla este cremosa.

Con ayuda de una cuchara, rellenamos los kannoli.

Espolvoreamos con un poco de azúcar glass.

Por último echamos un chorretón de la reducción de P.X.
Éste es el resultado final de nuestros kannoli malteses con un relleno a la española.

¡Que aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-